Daniel R. Alonso

Daniel R. Alonso es Director Gerente y Asesor Jurídico General de Exiger, donde supervisa la función jurídica y proporciona asesoramiento a los clientes, utilizando su experiencia en investigación y delitos financieros. Está radicado en Nueva York.

Experience El Sr. Alonso aporta más de 20 años de experiencia en los más altos niveles de aplicación penal y de ética en Nueva York. Inmediatamente antes de incorporarse a Exiger, el Sr. Alonso se desempeñó como Jefe de los Fiscales Auxiliares de Distrito de la Fiscalía de Distrito de Manhattan durante el primer mandato del Fiscal Cyrus R. Vance, Jr. Allí, proporcionó asesoramiento normativo y operacional al Fiscal de Distrito y supervisó una amplia gama de asuntos, incluyendo los relacionados con delitos financieros, lavado de dinero y la corrupción en los sectores público y privado. También fue el autor de la primera política emitida públicamente por una fiscalía local sobre el enjuiciamiento penal de empresas, según el modelo de los Principios Federales de Enjuiciamiento Penal de Organizaciones Empresariales del Departamento de Justicia de los Estados Unidos.

Antes de regresar a la Fiscalía de Distrito, el Sr. Alonso fue socio en el bufete internacional Kaye Scholer LLP, donde se centró en investigaciones internas de empresas públicas y privadas, en la defensa de la delincuencia de guante blanco, y en litigios civiles, y fue el síndico federal de IATrading.com, cuyo autor principal del delito cometió un esquema Ponzi que estafó a más de 300 inversores antes de que la empresa fuera clausurada por la Comisión reguladora de los mercados de futuros (CFTC). En 2009, mientras trabajaba en Kaye Scholer, el Sr. Alonso se desempeñó como Asesor Especial para el Senado del Estado de Nueva York en su investigación innovadora contra el ex senador Hiram Monserrate.

Antes de trabajar en Kaye Scholer en 2005, el Sr. Alonso pasó tres años como Jefe de la División Penal de la Fiscalía Federal del Distrito Este de Nueva York, donde trabajó durante un total de nueve años como fiscal federal auxiliar, especializándose en la investigación de delitos financieros, corrupción pública, y delincuencia organizada. Fue el primer fiscal que citó como testigo colaborador al “Lobo de Wall Street”, Jordan Belfort, en el juicio seguido por los EE.UU. por conspiración y lavado de dinero contra el auditor externo de Stratton Oakmont. También supervisó las investigaciones y los acuerdos de monitoreo corporativo con el Bank of New York y con la Asociación de Carreras de Caballos de Nueva York, entre otros.